martes, 1 de noviembre de 2016

¿Quién soy yo?

  
                Soy una persona que se siente pequeña ante todo lo que gira entorno a mi, con ganas de desaprender lo aprendido hasta el momento, porque nada de lo que creo saber, es verdad. Tengo una personalidad desafiante ante cualquier reto que la vida me ponga, pero al mismo tiempo muestro un yo que no va conmigo y que todos creen conocer de mi, al menos a través de las palabras.

Me cuesta relacionarme con el mundo, me cuesta exponerme en público debido a mi timidez, lo que en algunas ocasiones me gustaría tener la habilidad de poder sentirme invisible y no observada con lupa por nadie y al mismo tiempo por cada individuo que me cruzo en mi vida diaria, porque no sabes con quien te puedes encontrar. Soy una persona soñadora, pero con los pies en la tierra.

Otro de los defectos que tengo, es verme a mi misma en el espejo y no reconocerme, me miro, pero no me veo. Más que no verme a mi misma, es que no quiero que me vean los demás, tengo miedo al descubrimiento de cosas que no me puedan resultar como yo esperaba que fuese o me gustaría.

Tengo miedo a la incertidumbre del propio desconocimiento. Tengo miedo de lo que no puedo controlar. Tengo miedo de lo que un día pueda descubrirme un día y me dedique más de cinco minutos a mirar a la pared y que al cerrar los ojos, me falten ganas de abrirlos. Porque sino soy capaz de abrirlos, no seré capaz de contemplar el mayor descubrimiento de la belleza del significado de la propia vida.

Tengo miedo de no encajar en ninguna parte y al mismo tiempo, en todos los lugares, sin pensarlo.
Quiero que jueguen mis propias neuronas al escondite, apareciendo y despareciendo a cada instante.

Yo soy una huella de un zapato en un campo mojado, que lleva un sendero, sin un principio ni final. Solo soy tierra, agua y un lugar perdido en medio de la nada, cuando nada y todo, no tienen valor.