miércoles, 14 de enero de 2015


Mi alma escondida y sagrada,
hecha de pedacitos de ti 
en esta vida anulada,
estando sin sentido de su verdadero valor
aquel que tu presencia ayer le daba.


Fuiste la luz fugaz que iluminaba mi eterna soledad,
Invitando a pasar al tiempo a la dureza de tú olvido
Renaciendo de mis propias cenizas, un nuevo ser,
Recordando cada momento que me diste, como si no existiera el mañana.


La felicidad es muy pequeña e insignificante, perdiéndose en un suspiro del dolor,
Un dolor tan fuerte, que cada día atraviesa mi alma sin pararse en el camino,
Aquel que tú me has marcado, en cada uno de los momentos vividos en un recuerdo pasado.

1 comentario:

  1. Hola, guapa!

    Cuánto tiempo sin saber de ti!

    Tengo un nuevo concurso en el club al que perteneces. Te dejo el enlace por si te interesa:

    http://elclubdelasescritoras.blogspot.com.es/2015/01/te-gustaria-conseguir.html

    Saludos y feliz jueves!

    Pd: Si no te interesa participar pero, en cambio, sí quieres ayudarme a promover mi novela, te estaría muy agradecida si lo hiceras!

    ResponderEliminar