lunes, 24 de noviembre de 2014

Sentir, vivir, morir...
Cenizas renaciendo entre si 
tocando cada rincón de mi ser.

Añorando aquello que sabemos que ha dejado de existir.
Mostrando mil caras muy a mi pesar,
donde el hielo me mantiene vivo 
sin poder tocar la ausencia que produce el vacío.

El frío se burla de mi a cada instante,
tras no despistarme en su juego.

Un juego llamado muerte,
siendo la ruta de mi vida tras un dulce y cálido silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario