lunes, 10 de febrero de 2014

Querido amor;


Tu me llamaste a mi puerta cuando jamás pensé que existieras, estaba tan decepcionado en ese dolor que tengo tan dentro de mi, que tuve que mirar más de una vez, para saber que estabas a mi lado. Eres el retrato de una perfecta nueva ilusión, aquella que en mi interior pensaba que no tenía cabida en mi vida. Ambas sensaciones y miles de pensamientos recorren por mi cabeza, sintiéndome inseguro de mi mismo y de mis decisiones, planteándome mil y una dudas acompañado a la incertidumbre, por temor a ser dañado nuevamente. Soy consciente que no vivo en un mundo perfecto y al mismo se que aquel mundo imperfecto esta rodeado de personas imperfectas, pero tú haces que mi mundo cada día sea perfecto.  

3 comentarios:

  1. Que bonito!!! Por cierto te devuelvo la visita y te sigo ya.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que os guste jeje y gracias por vuestros comentarios.

    Besitos

    ResponderEliminar