martes, 4 de febrero de 2014

La vida se nos escapa,
acompañando a un esqueleto
formando todo ello, hueso a hueso,
grande o pequeño
pero siendo un único miembro,
un único participante en este proceso
unidos por un mismo líquido que los une,
aquel que aguanta a la materia prima
para que no se caiga al suelo,
aquel lugar donde el hombre permanece eternamente tumbado
inmutado ante los ruidos quieto, dormido y tranquilo,
permaneciendo todos los recuerdos, vivencias y problemas en el olvido
llegando al final de su recorrido mal oliendo y poco a poco deshecho .

A la tierra le va aportando sales minerales
además de las lágrimas cristalinas que nos regala la naturaleza,
enriqueciendo así la transformación en la cadena alimenticia de los animales
participando de forma obligatoria y sin poder buscar salida alguna,
reflejando la tristeza que nos invade sobre ello ante los que nos miran
sintiéndose impotentes ante esta desgracia que a ellos les acecha y les hiere.

La oscuridad es el reflejo del dolor.

Aquel lugar inerte,
tan negro y oscuro ante la luz del sol
donde los sentidos carecen de valor, solo importa el sueño eterno,
donde los sueños y esperanzas no tienen cabida
porque nos lo ha sido arrebatado a lo largo del camino,
siendo la añoranza la anfitriona de este lugar
por nuestros seres queridos y amigos,
quienes siempre nos llevan en su pensamiento consigo
donde se representa el amor y calor hacia mi yo.



Todo termina en un último suspiro de aliento,
todos te miran llorando, mientras tú permaneces quieto y dormido
donde un ángel y un demonio luchan por un cuerpo,
temiendo cada uno de nosotros, al final de nuestro propio camino.

La ausencia de color,
es darle la bienvenida al blanco y negro
es la muestra de la muerte manteniendo esa sensación,
de estar desorientado ante lo que no conocemos,
buscándole un significado o sentido,
para que no sea una tortura intentando llenar un vacío,
que no somos capaces de controlar.

La humedad es el soplo del alma,
húmeda, cálida y no se nota a simple vista
siendo aquello que uno siente dentro de sí
donde las palabras sobran.

Esa alma, esa vida, ese sentimiento...
Todo representado, en un único ser.

La gota es la llave de la vida,
aquella que nos motiva y da esperanza
quitándonos nuestro tiempo de vida,

a cada instante que ella pasa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario