miércoles, 30 de enero de 2013

Primera hoja de mi obra de teatro


Narrador: (El narrador le esto fuera del escenario con un microfono, sentado en una butaca entre el público) Canoso, era un hombre viudo, sin hijos, 67 años, pelo blanco, con gafas, jubilado de recepcionista de la biblioteca infantil, pero una vez retirado la cosa la cuál disfrutaba como un niño, era hacer cosas con las manos, más concretamente de madera, bien trataba a los hijos como si fueran sus hijos y pensaba que algún día viviría con ellos grandes aventuras y que las podría compartir con algunos de ustedes, pero la realidad es bien distinta y es que, era una persona mayor, con sus virtudes, sus defectos, ¿ hay alguien perfecto? pero con una gran capacidad de compartir y educar a los niños, debido a su imaginación, saber escuchar y tener mucha paciencia, disfrutando así de la inocencia de un niño, recordando por un instante que un día el también lo fue, olvidando la realidad un rato, lo que parece ser que hoy también es posible gracias a su profesión, cosa que muchos de ustedes, parece ser que han olvidado su infancia, pero no se preocupen que les invitamos a que se queden y pasen un rato agradable, olvidando por un rato sus problemas y disfruten como niños. ( Se acerca caminando al escenario, donde se puede observar dos cuadros del pueblo, una mesa de televisión y empieza hablar el narrador en el escenario cara al público y dice). Buenas noches la función va a comenzar.

( Cuando termina de hablar el narrador apagar las luces y quitar la mesa de televisión y poner una mesita con su cama de noche y aparece Canoso en pijama)

Canoso: Discúlpenme yo en pijama delante de ustedes ¡que vergüenza! antes de irme a dormir les explicaré mi rutina diaria una vez jubilado, me levanto de buena mañana, me aseo, me visto, me peino, desayuno, voy a por el pan y comprar lo que haga falta, limpio la casa y después de comer hago la siesta, me levanto sobre las cinco y me pongo hacer figuritas de madera hasta que anochece, hasta que me falla la vista y continuo al día siguiente, ceno y sino hacen nada en la televisión que me interese me voy a la cama. Permitidme que os presente a mi hijo se llama muñeco de madera, lástima que sea un muñeco, me gustaría tanto que pudiera hablar y enseñarle tantas cosas, creo que me faltaría tiempo, pero desgraciadamente se que no es posible.
No les molesto más, me voy a la cama ( mientras Canoso se va a dormir, en su casa sucedía lo siguiente, se quita la cama y se pone el comedor que anteriormente se tenía y aparece hada en el escenario.)

Hada: Permitidme que me presente, me llamo Hada, tengo poderes mágicos y lo demostraré para satisfacción de ustedes. Miren ahí esta muñeco de madera, voy a darle vida y así hacer realidad el sueño de Canoso pero guárdenme el secreto, en el nombre de las hadas muévete.

Muñeco de madera: ( Se mueve lentamenta, se despereza, se friega los ojos) ¿Que hago aquí? ¿ Dónde estoy? y ¿ quién eres tú?.

Hada: Permiteme que me presente, soy hada de los sueños de Canoso, tu eres un muñeco de madera realizado por él, por esa razón a partir de ahora el será tu padre y como su mayor sueño era que tuvieras vida y tener grandes aventuras, se lo he concedido, pero nadie sabe de mi existencia, así que no debes hablar de mi, ¿ comprendido?.

Muñeco de madera: De acuerdo, ¿ Y que hago cuando se despierte? ¿ qué le digo?

Hada: Mira, cuando el te ponga en un sitio vete a otro sitio, sin que el te vea, así durante unos días y cuando te canses, le hablas y le dices que estas vivo y explicas que ha pasado.

Muñeco de madera:  ¿Pero no me has dicho que no le hable de ti?, además que no me creerá.













No hay comentarios:

Publicar un comentario