lunes, 28 de enero de 2013




Mi alma muerta 
mirada vacía, 
caminando sin huella
viviendo en la tristeza. 

En mi memoria tranquila
sin recordar nada, 
estando en el paro de la vida
siendo eterna e infinita. 

No hay exigencia alguna
en el silencio de la palabra,
escuchando la voz en la penumbra
de cada caricia dada,
olvidada y a su vez anhelada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario