viernes, 11 de enero de 2013

CENICIENTA




El reflejo de tu mirada
es el de mi sonrisa
porque me siento viva
renaciendo una parte que no sabia que existía.

El tiempo se detiene
buscando a nadie
llenando la vida en este presente
queriendo un príncipe valiente.

Alguien que mire el interior
sin ningún pudor
dejando de lado el dolor
que se ve por la gente en el exterior.

El físico es pasajero
ya que que el mundo se hace viejo
luciendo cada trapo
mirándose cada día al espejo
valorando cada arruga del rostro
llenando cada momento acomplejado
viviendo en un mundo muy consumista y poco valorado
disfrutando de la mentira y de lo aparentando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario