martes, 5 de diciembre de 2017

Trabajo de clase, dimensiones de la educación familiar

Desde que nacemos estamos en un grupo social determinado y condicionado de lo que seremos mañana. El punto de relación es de vital necesidad para poder desarrollarnos como seres humanos.

La ética forma parte fundamental de nuestra propia responsabilidad tanto a nivel familiar como educativo y con ello nace el propio instinto de entrega,dando lo mejor de nosotros mismos a seres que en un principio no se pueden valer por ellos mismos, dado en el momento evolutivo en el que se hallan. Se pueden distinguir dos partes en el entorno que se relaciona el niño en primer lugar hablaremos del ámbito familiar, porque la especie debe perdurar a lo largo del tiempo y con ello la comunicación, que se divide en distintos grupos sociales, entendiendo como primer grupo social la relación del niño con su padre y su madre, luego con sus iguales y luego con el docente en el contexto de intercambio de información con lo que para él conoce, para entre ambos poder llegar a un fin determinado y no otro.

El uso del propio lenguaje que nos hace una clara distinción si nos comparamos con otras especies, dónde la libertad es más bien limitada y es en el ámbito familiar como primer nivel de modelo básico y en segundo lugar en lo social, en el que se desarrollan las emociones y dentro de las mismas relaciones, se crean una serie de normas preestablecidas, antes si quiera de ver el mundo.
Antes si quiera de nuestra propia existencia. Todos dependemos de todos, no es cuestión de la relación afectiva o aprendizajes que nosotros tenemos a lo largo de nuestra corta vida. Si me permites echar la vista atrás y ver desde un mundo adulto, independientemente cual sea es rol que se tenga en la vida. ¿a quién le gusta venir al mundo para ser controlado? Sobre todo es consecuencia de nuestra complejidad como especie y de lo que nos cuesta ser independientes, obteniendo unos beneficios de forma autónoma.

Para poder definir mi propio yo, estamos totalmente condicionados desde bien pequeños, nos relacionamos conforme vemos y observamos a los demás que lo hacen. Donde el niño refleja mediante el propio juego, como se relaciona en casa, que conductas tiene y como ello le hace sentir al respecto y nosotros como educadores, lo vemos y nos relacionamos con el niño para hacerle comprender, desde un lugar secundario, lo que se espera de su conducta, de su aprendizaje y educarlo, tomando el propio inicio desde el nivel educativo de Educación Infantil hacia las etapas superiores.

La identidad personal queda anulada desde el mismo momento que uno nace y es capaz de abrir los ojos. Solo nos dedicamos a mirar alrededor nuestro, pero nunca miramos dentro, tan solo fuera. Convivimos en una serie de normas tan limítadas y aprendidas desde el mismo momento de nacer, como al mismo tiempo necesarias en todas las relaciones que mantengamos en nuestra vida diaria. Unas relaciones donde esperamos demasiado y nunca estamos satisfechos con nuestros ideales que nos han enseñado a lo largo de la propia experiencia. Siempre vivimos escondidos y nunca somos nosotros mismos. Ya sea en un aprendizaje en infantil, como en la vida del adulto. El niño aprende a engañar al otro, donde todo es pura apariencia y nada de lo que vemos es real. Nos cuesta aceptarnos tal y como somos, lo que hace que las relaciones sean una mentira constante.

Se dice que el amor del niño es puro, que el niño olvida el mal que le ha originado otro ser humano, no nos engañemos, al menos a nosotros mismos, el otro ya vivirá en su mentira “ideal”. En primer lugar el niño es incapaz de ponerse en el lugar del otro en edades tan tempranas, por lo que casi sin querer es un ser egoista, pero sin intención de incomodar a nadie, tan solo es falta de experiencia y de madurez en su vida. Luego la memoria debido a la falta de experiencia, no es capaz de presentar la atención debida, en algo durante mucho tiempo por falta de esa madurez que le impide realizar determinadas conductas, que un adulto es capaz de realizar. La inocencia ante la experiencia no es pureza, señores y señoras. El amor del niño no es puro.


miércoles, 29 de noviembre de 2017

Trabajo de clase, Descartes.

Todo conocimiento es cuestionable. La única vía de acceso a la interacción con la verdad, es la propia ignorancia. Favoreciendo así dos conocimientos de la metafísica como es la incertidumbre del acierto y del error. Dentro de la misma, invitando a la participación de la propia duda. Tomando como referencia al propio ser como centro supremo e individualista de la Tierra. Eso hace que recapacitemos, sobre las diversas premisas que pasan a nuestro entendimiento o el cuestionarse la existencia de la duda. Aquella antagonista, de la propia existencia de unas decisiones acertadas.

Las decisiones que estimamos tomar, bien son fruto, de un fragmento en la relación de la persona dentro del espacio-tiempo específico sociocultural. Cada uno de los sujetos hallados en una sociedad, utilizando los recursos humanos de un docto hacia los educandos. Son simples mediadores para compartir una idea común y erradicar en la medida de lo posible el acercamiento a sofismos.

Descartes fue uno de los avances de la época renancentista, en lo referente al conocimiento teórico. Posteriormente Ramus incorporó el entendimiento de ese saber y resumiéndolo en una palabra, método. Con ello, consiguió abrir una nueva vía de orden, secuenciación de acciones con la finalidad de la obtención de un resultado. Donde la diversidad de ideas, queda en concentración de una sola.

En la obra El príncipe es una contractura de ideales de dicha época, cambiando así los conceptos de azar y destino, por los de prudencia, fuerza y virtud. En este libro no establece una relación o vínculo entre el método y quien lo crea, en su elaboración de un mismo entendimiento. Exigiendo algo que no sucederá jamás, el propio perfeccionamiento y tiene como finalidad la búsqueda de la subjetividad del ser humano.

La experiencia cartesiana basa su contenido en la intución, dejando de lado en su totalidad al emperismo y las sensaciones que se crean durante el proceso. Afianzando de algún modo las matemáticas intuitivas del momento y con el objetivo de llegar a la meta llamada espíritu.

Popper a su contra, explica el significado a través de la luz natural de la mente. Es un camino secuenciado que tiene como fin la propia búsqueda en el entendimiento de la realidad. Una realidad que siempre será inalcanzable a la comprensión del hombre.

El proceso del aprendizaje viene causada por dos sistemas: la propia experiencia del individuo o utilizando cada descubrimiento y elaborando entre sí un conjunto de elementos continuos. Aquí se hallan una respuesta a través de una premisa inicial y con ello llegar a una conclusión con fundamento y no tomar un razonamiento aleatorio. No sólo al sujeto le beneficia, porque él de forma autónoma cree que tiene el acierto de su verdad, sino que además tiene el total apoyo moral de sus circundantes.

El método oral es una fuente que facilita la información del saber, donde tal enlace es la razón del trabajo cooperativo y la eliminación de barreras, ante los posibles prejuicios que nos podamos encontrar ante cualquier situación de la vida y con ello, saber a aprender. Para poder elaborar todo el saber ser, es necesario tener un repertorio propio.

Debemos meditar y mostrar una opinión de forma muy escueta de lo que decimos a los demás. Teniendo como origen, las verdades hasta este mismísimo instante, para así poder progresar afianzando con total seguridad, dicha verificación del problema que queramos expandir ante la reflexión. Nada de lo que creemos saber, es real.

En el caso de equivocarnos a la hora de llevar a la práctica una premisa. Puede ser el vínculo que nos induce para ver si lo que “creemos” es cierto o no, dicha cuestión nos obliga de forma inmediata a modificar la realización. Normalmente, realizamos las cosas porque nos hacen sentir bien, y evitamos hacerlas si nos causan malestar.

Un ejemplo de ello, es el esfuerzo que tiene el adulto por hacer las cosas de forma correcta, que despierte en él de que los alumnos aprendan y por ello que buscar diferentes formas de modificar las circunstancias, no solo en el proceso de enseñanza-aprendizaje. También cambiará la perspectiva y nos hará que seamos capaces de ser más flexibles.

Diferencia el ser animal del ser humano, en que el ser humano es un ser racional y emocional. Descartes, divide al hombre en dos entidades diferenciadas: por una parte la parte física y por otra la psíquica. Interpreta el concepto del ser, de valor empírico, como proceso de inicio en el sentido de su vida.

La parte orgánica nos límita en la información recibida del exterior. Nada de lo creemos tener un mínimo conocimiento, forma parte de la realidad, entendida como concepto, por parte del ser humano. Debatiendo ante lo que vemos o lo que permiten recopilar del saber, creando la duda si la forma que aprendemos o interioriamos es la más adecuada. La materia prima es la principal sospechosa de la incertidumbre.

Las ideas vienen ocasionadas por las impresiones que percibe el propio cuerpo a través de la sangre, donde la precisión de la información, es invisible a los ojos del ser humano, porque no tiene punto de partida, pero si tiene punto final. Este final es el cerebro del hombre, que junto al cerebro elaboran la creación del ser viviente.

El mero hecho del saber de la propia existencia, es considerado como un ser que tiene un pensamiento autónomo. Donde las personas no solo estamos motivados por un simple repertorio secuenciado, sino que es algo más que eso.



jueves, 28 de septiembre de 2017

Nosotros como docentes debemos ser mediadores, para que los alumnos adquieran de forma autónoma el pensamiento crítico, a través de la propia curiosidad que de forma instintiva ante el desconocimiento de aquello que tiene a su alrededor, lo que fomentará casi al instante el planteamiento de ideas y esquemas mentales del autoconocimiento de la propia realidad, mediante la hilbanación de secuencias de alogaritmos y provocará en él la elaboración de un proceso inicial en la búsqueda de la verdad.

El inconsciente de dicha existencia, pone en evidencia a dicotomía del conocimiento frente a la duda y con ello a la toma de decisiones y el aprender a saber de donde partimos y de tener claro que nada es realmente cierto, lo que nos invita a la participación del error y de esta manera cualquiera, es la motivación intrinseca ante la incertidumbre de la respuesta, sintiéndose así responsable en su propio aprendizaje. El medio que utilizan para llegar a tal fin es a través de la comunicación y la aplicación de la escucha activa entre los diversos seres.

El método oral es una fuente del saber, donde tal enlace es la razón del trabajo cooperativo y la eliminación de barreras ante los posibles prejuicios que nos podamos encontrar ante cualquier situación de la vida y con ello, saber a aprender. Para poder elaborar todo el saber ser, es necesario tener un repertorio propio, donde el profesor utilizará para ello el curriculum, siendo este . En el caso de equivocarnos a la hora de llevar a la práctica una premisa, puede ser el vínculo que nos induce para ver si lo que “creemos” es cierto o no, dicha cuestión nos obliga de forma inmediata a modificar la realización.



lunes, 18 de septiembre de 2017

Deslizándome de dentro hacia fuera
con mis hermanas unidas formando una cadena
transparente y no siendo rota por cualquiera.

A veces me encierro y otras acabo saliendo,
no pertenezco al que lugar que quiero, ni puedo salir huyendo,
sacrificando lo más preciado en un símbolo eterno.

No puedo ver una estrella, ni pedir un deseo,
porque sé que no se terminará cumpliendo.


viernes, 15 de septiembre de 2017

Humilde caballero deje caminar al sendero
aquel que me guía donde llegar quiero
obstáculos no me faltan para caer herido

Flecha de la fiel ruta de la vida eterna
aquella que borra y no deja en mi mella
invisible dejando en cada uno su vital esencia

Gritando en el más profundo silencio
aquel que mudo que no usa la palabra
al más inmenso de la no verdad oculta
disfrazándose lo que yo hoy no quiero.



miércoles, 9 de agosto de 2017

Resumen

¿El hombre es libre por aquella naturaleza, que como especie interpreta un sentido determinado a la propia realidad en la que uno vive o estamos condicionados por una libertad ilimitada y creativa que se elabora y desarrollada en nuestra mente, formando un único universo personal que no existe?

Es una historia donde a través de un elemento de un tiempo pasado, siendo este elemento un reloj manual, como si de un objeto cualquiera se tratase, de insignificante valor anterior, en un mundo lleno de historias que contar, mediante cualquiera de nosotros podamos contemplar y percibir a través del engaño, aquello que nos permite mediante los sentidos y al únisono, del concepto espacio-tiempo. Donde todo es relativo y nada “parece ser” real.

Cada persona que nos cruzamos por la calle, está repleta de ideas que no salen de un pensamiento, de decisiones que tiene que tomar a lo largo del día, pero...¿ la gente es quien dice ser en realidad?. Todos nosotros estamos predestinados por aquellos estímulos ajenos a nosotros, por las circunstancias que hacen en nosotros, un cambio de conducta según lo que nos ha transmitido la experiencia o la representación mental que hayamos dibujado a través de una conexión de redes neuronales, en nuestra parte más consciente de nuestro ser, donde el acto de ser único e irrepetible, es una mentira más del conocimiento, que consideramos que somos capaces de poseer o de los que somos dueños, como si de un objeto físico estuviesemos hablando, siendo dado un significado, al valor de lo que ello está estipulado ser.

Las personas no solo están o sienten que están atrapadas en un espacio concreto, durante un tiempo limítado, donde está todo determinado y nada es real, estamos prisioneros en nuestra y específica masa muscular de nuestra materia prima más selecta, el propio acto físico de nosotros mismos, sin poder salir de esa prisión que hemos creado casi como sin querer hacerlo, desde la propia existencia de nuestro alumbramiento hacia un lugar desconocido totalmente, para cualquiera de nosotros. Donde desde una mala decisión, nos podemos dirigir a un lugar inimaginable la sentencia de nuestro destino.

Nada es ser, tan solo parece. Valor es dado, incluso al estado más delicado e invisible. Aquello que es efímero, en la propia vida de nuestra realidad. Todos bajo la superficie de nuestro cuerpo llamado humano, se muestras diferentes versiones de un mismo yo. Despertando en nosotros la esencia de nuestros instintos más primarios como podría ser la caza, desde los tiempos más remotos que la humanidad es capaz de hacer memoria.

La secuencia de acciones son infinitas desde que abrimos los ojos tumbados hacia el techo, es la mecánica del movimiento continuo que nos hace desplazarnos en los distintos contextos, pero no tan solo es cuestión de un proceso dinámico, el cual hacemos casi sin procesar cada uno de esos alogaritmos para llegar a una meta que nos hemos propuesto. Cada paso, forma parte de nuestra mente y cada recuerdo, forma parte de lo que somos hoy.

Movimiento y acción es lo que este personaje protagoniza sin ser consciente de lo que hace. Es responsable de sus conductas inapropiadas, pero sin quererlo ver. Los actos, a veces son percibidas en la motivación intrínseca que determina dicha acción. Aquella, que muestra lo más profundo de una persona cualquiera, los mayores temores e inseguridades de una forma exageradamente crítica. Siendo está una cara oculta, que todos tenemos en algún momento de nuestra propia vida, pero que nadie quiere que los demás, seamos capaces ni tan si quiera de contemplar más allá de una simple mirada externa.


domingo, 30 de julio de 2017

Reseña del libro "La ciudad del olvido"

Cuando empecé a leer este libro “La ciudad del olvido” de Hermann Gil Robles me transmitió diversas emociones, explicaré las primeras emociones positivas y que creo que debería valorar cada uno de los lectores y luego para concluir mencionaré los aspectos que bajo mi humilde opinión debería mejorar el autor, que no tiene porque ser la correcta, solo es una simple opinión:

Es interesante ver como intenta tratar la parte psicológica del ser humano, del inconsciente o no de la propia realidad donde podríamos vivir cada uno de nosotros. Ver como las personas somos capaces de percibir un contexto de manera subjetiva siendo acompañado de emociones y sentimientos tras haber pasado por experiencias no agradables creándonos un malestar interior,donde el lenguaje no existe en la frustración transmitida mediante el uso de nuestras sensaciones a lo largo de la vida. Donde a todos, alguna vez en nuestra vida nos gustaría no recordar o mejor extraer de la mente, invitando así a pasar al olvido de nuestro ser.

En el inconsciente solo permanece aquello que en nuestra memoria es algo trágico, donde los fantasmas de nuestro pasado palpan la presencia de nuestro presente más inmediato, persiguiéndonos, halla donde vayamos sin salida alguna de la propia vida, la cual de momento estamos viviendo en la actualidad. Debido a la muerte de dos seres queridos inmediatos de nuestro protagonista, hace que tenga una distorsión del momento en el que vive, teniendo flasbacks de los recuerdos y siendo confundido con la realidad, porque niega de forma evidente la situación. Dejando entrever la carencia de la importancia del espacio y del tiempo en la vida cotidiana y a su vez, algo de lo que no nos podemos desprender y que forma parte de nosotros, casi como sin quererlo.

Una de las cosas a destacar es que el libro es que tiene dos perspectivas, por una parte está la visión de la persona que sufre la muerte de dos personas y la percepción subjetiva de los demás hacía cada uno de nosotros. Dada que la realidad como algo objetivo es algo que es impercetible a la vista de la persona.

La gramática utilizada es demasiado sencilla, hay que sacar de forma forzada el jugo al libro para que el lector se haga el ánimo de leerlo, lo que hace que cualquier persona se agote de forma casi inmediata.